top of page
  • Foto del escritorlalaunediencer

Los 3 casos más espeluznantes que estudié en Psicología

Actualizado: 1 nov 2022

Hace muchos años que quería escribir esto porque sin duda fueron casos que me sorprendieron bastante (más siendo yo tan sensible...). Me quedé en shock. Y seguramente por ello a día de hoy sigo recordándolos casi a la perfección.



1. Asesinato de Kitty Genovese


Este caso lo estudié en Psicología Social asociado al "efecto del espectador". El efecto del espectador es un sesgo cognitivo por el cual en una situación de emergencia en la que se encuentran más personas existe una tendencia a "no actuar". Es decir, es un fenómeno que parte de este hecho (por ello también se conoce como "síndrome Genovese") por el cual la probabilidad de que una persona que necesita ayuda llegue realmente a recibirla es menor cuánta más gente haya presente en ese momento.


Genovese fue asesinada, a la edad de 28 años, en la madrugada del 13 de marzo de 1964 cerca de su casa cuando salía de trabajar. Tras aparcar su coche sintió que alguien la perseguía por lo que salió corriendo hacia una cabina telefónica de la policía pero el asesino, Winston Moseley, la apuñaló 3 veces por la espalda y en el abdomen. Aún así intentó escapar como pudo y pidió auxilio entre gritos en numerosas ocasiones. Se dice que las ventanas se abrieron para ver qué ocurría y varios vecinos gritaron al asaltante. Moseley huyó con su coche y Kitty trató de volver a su casa para ponerse a salvo. Pero Moseley la atacó de nuevo hasta matarla para después violarla.


Pero la noticia no se hizo eco hasta que en el New York Times se publicó un artículo sobre el crimen, Gangsberg lo tituló: “37 que vieron el crimen y no avisaron a la policía”.


Moseley, de 29 años, tenía trabajo, estaba casado con dos hijos y no tenía antecedentes. Sin embargo, en la cárcel acabó confesando el asesinato de otras dos mujeres y otros 30 o 40 asaltos con violencia. Los psiquiatras lo declararon necrófilo.


Años más tarde se especuló sobre la veracidad de este caso y su verdadera implicación para la psicología. El título del periódico era muy sensacionalista pero no exacto, pues ninguno de los testigos observó los ataques en su totalidad, ni la violación, ni sabía qué estaba ocurriendo. Pero el "efecto del testigo" es real.


Por ello, además de aprender sobre Psicología, también debemos aprender sobre estos sesgos para intentar evitarlos. No únicamente en situaciones tan extremas como estas, también en las más simples y cotidianas. Por ejemplo, si encontramos una tarjeta de transporte en el suelo de la calle llevarla a la estación más cercana y no dejarla ahí porque "otro lo hará". También si encontramos un animal herido contactar con los organismos oportunos (guardia civil, asociaciones...).


“Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada", Edmund Burke.


2. Niños salvajes


En Psicología del Lenguaje algunos autores denominaron "niños salvajes" a aquellos niños que presentaban similares capacidades lingüísticas: ausencia de habla e incapacidad para entenderla.


A lo largo de la historia se han relatado episodios de niños abandonados o perdidos desde su nacimiento o a una edad muy temprana, que han sido criados en estado salvaje por lobos y otros animales (como Víctor de Averyon). En otros casos, los niños se criaron con sus padres en absoluto aislamiento, como es el caso de Genie. Este es el caso más conocido.


Genie fue encerrada en el desván de su casa durante 12 años en condiciones infrahumanas. Su padre la castigaba si emitía algún ruido emitiendo gruñidos. Permanecía la mayor parte del tiempo enganchada desnuda con una correa a una sillita de bebé o la introducían en un saco de dormir dentro de una cuna y la tapaban con una tela metálica. Tras encontrarla y comenzar su "adaptación", durante las primeras semanas, comprendía e imitaba palabras aisladas, como mother, red o bunny. Sin embargo, era incapaz de entender una oración simple, respondiendo sólo a gestos y a la entonación de las palabras. Su lenguaje era similar a un niño de 2 años. Genie consiguió mejorar su aspecto físico deteriorado y comprendió algo más que palabras aisladas.


Los casos más notables han sido el de Gaspar Hauser, que consiguió un nivel aceptable de habla, y el de Genie, que aprendió bastantes palabras y realizó importantes progresos tras su descubrimiento. Sin embargo, la mayoría de los intentos de enseñarles a hablar terminaron en fracaso. No obstante, algunos casos llegaron a hablar un poco, como Tomko de Hungría, que consiguió aprender eslovaco y alemán.




3. El Pequeño Albert


Este experimento es una demostración empírica del procedimiento de condicionamiento clásico (CC) realizada por Watson (que se puede estudiar en Aprendizaje o Desarrollo I y II).


A este bebé llamado Albert le condicionaron para que cada vez que quisiera tocar una ratita blanca escuchara un ruido (repique con una barra metálica). El miedo "irracional" y la ansiedad que acabó generando el pequeño hacia la rata se generalizó a otros animales e incluso objetos que presentaran características similares (pelo, por ejemplo). Este hecho demostró que el miedo podía ser aprendido por CC. El niño falleció a la edad de 6 años por lo que no se pudo estudiar las repercusiones a largo plazo del condicionamiento.


Investigaciones posteriores encontraron que Albert presentaba deterioro neurológico, lo que podría influir en los resultados del experimento. Además Watson tampoco intentó "desensibilizar" al bebé.


Hoy en día no se duda de la crueldad de este experimento conductista totalmente innecesario para probar lo estudiado. El código deontológico es FUNDAMENTAL en Psicología. Ningún experimento se realiza actualmente si no cumple los criterios éticos necesarios.



Quería compartiros hoy esta entrada que tenía medio hecha desde hacía mucho tiempo pero Instagram ha decidido darnos un susto de Halloween hoy y al final he tardado más en poder publicarla...


¿Conocías estos casos? ¿Conoces alguno más?


Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page